Image Alt

Blog

Como gestionar en una actividad acuática un herido

Supongamos que somos una empresa de actividades náuticas, por ejemplo el parasailing o el churro, o la banana, actividades de arrastre donde el pasajero se debe deslizar sobre el agua o aire.

Son habituales las colisiones entre pasajeros en estas actividades y algunas acaban con daños relevantes, por ello aconsejamos que antes de la venta de estas actividades los pasajeros sean avisados en varias ocasiones de la peligrosidad de la actividad. Y informar por escrito mediante los soportes que sean necesarios para poder garantizar que son conocedores de la “agresividad” de la salida.

Todo ello con el fin de evitar pasajeros que no reúnan las condiciones físicas necesarias. Y si desafortunadamente algún cliente sufre daños de relevancia, la prevención e información siempre actuarán como atenuante, nunca eximente de nuestra responsabilidad.

¿QUE DEBEMOS HACER SI HAY UN HERIDO?

  • Primero socorrer al herido, las primeras atenciones y si es necesario contactar con servicios médicos de urgencias.

Recordamos que puede ser Comismar, Cruz Roja o bien trasladar al herido hasta la costa y llamar a urgencias, también podemos acompañar a el perjudicado hasta el centro médico más cercano.

  • El centro médico querrá información de como se ha producido la lesión, y cuando sean conocedores, de que ha sido producido el daño realizando una actividad lucrativa, solicitaran el pago de los servicios prestados y no aceptarán la tarjeta sanitaria.

Cada departamento de admisiones actúa de manera distinta, pero pueden pasar 2 cosas:

  • que el servicio de urgencias acepten la copia de la póliza de Seguro obligatorio de viajeros, y ya facturaran directamente a la compañía.
  • que no acepten esta póliza y el viajero o bien nosotros tengamos que pagan en el momento la factura de la asistencia, en ese caso es importante pedir la factura y el informe de la asistencia para que la compañía indemnice al pagador de la misma.
  • Una vez atendido el perjudicado, y pasados unos días, semanas o incluso meses, podríamos recibir de parte del perjudicado un reclamación amistosa o judicial, reclamando daños por aquella lesión.

Aquí el perjudicado ya ha sido indemnizado los gastos médicos sufridos y lo que nos está reclamando es los días de baja impeditiva o no, molestias, o secuelas de ese accidente. Esto deberá ser cubierto por la póliza de responsabilidad civil, por lo tanto deberemos avisar a nuestro corredor y facilitar una pequeña descripción por parte del armador indicando que sucedió. A partir de allí el perjudicado y la compañía intentarán ponerse de acuerdo por sobre si procede una indemnización y su cuantía.

Y recuerden la mejor opción es consultar a su corredor de seguros.
Marc Conesa